Estancia

José Antonio Fdez-Cabrero. 31.01.2016
Es fácil escribir sobre lo bueno. Difícil sintetizar todos los beneficios obtenidos en mi retiro de dos días y más concretar los frutos.
Un alojamiento ideal para un retiro, bien espiritual o incluso para forzar de un tiempo solaz y apacible. Destacar la libertad y comodidad de horario. Entorno apacible y en plena naturaleza. La gastronomía del Monasterio tan pura en su concepción y materias como auténtico es el ambiente para quien busca unos días de relax, estudio, concentración o simplemente descanso y silencio.
Personalmente lo recomiendo para todo el que desee pararse para saber cómo salir adelante.

Nuevo comentario